C o l o u r S t r i n g s

Musical Martí Introduce en España el afamado método de enseñanza de violín Colourstrings, para alumnos desde 4 años.

El método Colourstrings de enseñanza instrumental introduce a los niños a la música a modo de una experiencia agradable, estimulante y de forma muy musical. Se dedica a desarrollar el intelecto, las emociones y las habilidades auditivas de los niños pequeños, como la formación del oído interno a través del uso de solfeo y de material didáctico para la enseñanza instrumental.

Colourstrings se basa en el trabajo y filosofía del gran compositor húngaro Zoltán Kodály.

Géza Szilvay quería educar a los niños de tal manera que realmente entendieran lo que estaban haciendo: el aprender la música como un nuevo lenguaje, escucharla en su interior y expresarla a través de conocimientos técnicos instrumentales eran objetivos fundamentales.

Es importante que, sobre todo las lecciones instrumentales iniciales, sean del más alto nivel, ya que estos primeros años son los más cruciales para todo el futuro musical de los niños.

El método se basa en asociar 4 colores (Verde, Rojo, Azul y Amarillo) a las cuatro cuerdas del Violín, a través de metodología especializada para cada edad y curso, los alumnos asimilan desde los 4 años los conocimientos necesarios para poder convertirse en grandes profesionales del Violín.

Colourstrings está introduciéndose en España en la actualidad, aunque es un referente de la educación violinística en Finlandia, Reino Unido y Australia principalmente, aunque ya forma parte de la enseñanza musical en todo el mundo.

Vanesa Martí y Geza Szilvay en su período de formación como profesional en la enseñanza de Colourstrings

G é z a S z i l v a y

Su inventor es Géza Szilvay. Nacido en Budapest en 1943. Estudió violín en el Conservatorio Béla Bartok y pedagogía en la Academia de Música de Budapest donde se licenció en 1966. En 1971 se trasladó a Helsinky donde sigue trabajando actualmente en la Sibelius Academy y en el East Helsinki Music Institute.

Cuando Mr. Szilvay se trasladó a Finlandia pensó que su trabajo se iba a centrar en la universidad pero ante su sorpresa y terror se encontró con alumnos de 5 y 6 años.

Fue a partir de ese momento cuando decidió hacer algo diferente. Encontrar un lenguaje atractivo para los niños y efectivo. Ahí nació el colour strings. Y el éxito ha sido tal que desde 1971 Mr. Szilvay ha conseguido que cerca de 200 violinistas logren acabar trabajando en orquestas de primera fila. Los alumnos no sólo alcanzan la destreza técnica, si no que se les ve disfrutar, y afrontar las cosas con ganas e ilusión.

Todo esto ha logrado el reconocimiento del Gobierno finlandés, siendo nombrado Caballero de la Orden del León, y ganar el premio de Cultura de Finlandia, así como el Premio del Estado en Hungría para la Actividad Cultural, actualmente la enseñanza de este método ha pasado de una clase de 25 minutos semanales a estar integrada dentro de un instituto donde la música es una asignatura DIARIA.

Su objetivo a diferencia de otros métodos ha sido hacer comprensible la música para el niño, no "domesticar" al niño para lograr que toque, se educa a los niños de tal manera que realmente entienden lo que están haciendo: aprender la música como un nuevo lenguaje, escucharla en su interior y expresarla a través de conocimientos técnicos instrumentales son objetivos fundamentales. Es muy importante que, sobre todo las lecciones instrumentales iniciales, sean del más alto nivel, ya que estos primeros años son los más cruciales para todo el futuro musical de los niños. No se busca centrar la música en el papel o en la técnica, sino hacer que la música sea parte del niño.